TAZO presenta: Aventuras con el té

Conoce a las personas que hacen, venden, beben y disfrutan TAZO, y el espíritu explorador que las une. Cada persona cuenta una historia diferente, con sus propias palabras, pero todas están de acuerdo en algo: Por lo general, las mejores cosas del té, y de la vida, llegan de sorpresa.

Un movimiento audaz da una lección de vida

Enero 21, 2019

Jami Lewchik, gerente de marca de TAZO, Unilever 

MOVIMIENTOS AUDACES

Un movimiento audaz da una lección de vida

Desde que era joven, leía de todo: los cuentos de los hermanos Grimm, ciencia ficción, la leyenda arturiana, mitología griega, ficción histórica, etc. Crecí en un pequeño pueblo costero de Nueva Jersey y la lectura era la puerta de entrada a otras tierras, un viaje que podía hacer en cualquier momento. 

Leía con mi madre y mi abuela, y bebíamos té. Mi abuela era fanática de la familia real británica (todavía recuerdo levantarnos temprano para mirar la boda del Príncipe Carlos y la Princesa Diana). Preparaba los tés English Breakfast y Earl Grey en el invierno y té helado en el verano.

Como adulta joven, sabía que tenía que hacer un gran cambio: salir de mi zona de confort y conocer el mundo. Trabajaba para una marca internacional de hoteles; y a los 20 años de edad aproximadamente, tomé un puesto en Bermudas. Encontré un departamento en una zona donde viven la mayoría de los bermudeños, jugaba al hockey sobre césped para un equipo local y celebraba las tradiciones con las familias de mis amigos bermudeños. Aprendí una lección de vida: sumergirse en lo desconocido abre los horizontes y hace que la vida sea mucho más interesante.

Y este es el espíritu que nos inspira en TAZO. No abordamos al té de manera convencional, no nos tomamos a nosotros mismos en serio, siempre tratamos de brindar la emoción de lo inesperado. El otro día, preparé una taza del té de hierbas Wild Sweet Orange para mi mamá. “¡Guau, no sabía que un té podía tener un aroma como este!”, dijo. “Seguro puedo hacer una salsa con esto. Si lo hiervo, hago un almíbar para un pastel”. Me reí por dentro, porque esto es lo que esperamos que provoquen nuestros tés: curiosidad y creatividad.

TAZO Blog Jami. L

Nunca se sabe qué recompensas pueden venir al adoptar lo inesperado. Hace algunos años, adopté un perro rescatado de una organización maravillosa, Big Fluffy Dog. Nos dijeron que era un “(gran) pirineo pequeño” y, a los dos años llegó a pesar 85 libras. Una vez que comenzó a comer buen alimento y a tener una vida sin estrés, creció. Ahora, pesa 155 libras. Y es el perro más dulce y bueno.

Es un malvavisco gigante; todos lo adoran, y los niños de toda la cuadra vienen a acariciarlo. Le di una oportunidad a lo desconocido, y ahora mi perro es la celebridad del vecindario.

AddThis is disabled because of cookie consent